Mediante la estimulación sensorial aportamos información del entorno al sistema nervioso a través de los sentidos elaboraramos sensaciones y percepciones. Esto constituye el primer elemento sobre el que se construye cualquier aprendizaje, ya que supone la primera etapa del desarrollo de las funciones cognitivas básicas (memoria) y permite el desarrollo de las funciones cognitivas superiores (resolución de problemas, razonamiento y creatividad). La adquisición o captación de estímulos son el inicio del proceso de memoria, donde la atención y percepción juegan el papel principal. Posteriormente, la información almacenada se utilizará para operar y razonar.

Un huerto en casa es un derroche de estímulos sensoriales (texturas, formas, olores, colores y finalmente los sabores). La toma de contacto con el medio natural favorece la estimulación de los sentidos de los más pequeños en todas las etapas de desarrollo.

Si nuestra actuación se dirige a favorecer el desarrollo sensorial, por ejemplo mediante la participación en el cultivo de un huerto, no sólo estaremos ampliando el bagaje de estímulos recibidos, sino que estaremos facilitando la interacción con el entorno y el mundo cognitivo del niño. La riqueza de estímulos sensoriales beneficia el desarrollo del pensamiento, inteligencia y lenguaje.

2 Comments

  1. María Jesús

    Qué buen producto tenéis. Enhorabuena, faltaba este tipo de actividades en las Escuelas Infantiles y en las casas donde no hay duda que ponéis en marcha, a través del huerto, todas las herramientas necesarias para un completo desarrollo del niño.

    1. admin

      Muchas gracias Maria Jesus.
      Para nosotros es un honor que desde Fundación Musicoterapia y Salud valoréis tan positivamente nuestro proyecto.
      Queremos aprovechar para daros nuestra enhorabuena por vuestro excelente trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 5 =