Cultivar en casa es fácil pero si no se tienen en cuenta algunas cosas puede ser una tarea muy frustrante y desmotivadora, para ello os proponemos unos consejos interesantes y que os pueden ayudar:
1. Recipientes : podemos cultivar en macetas, pequeños cajones o envases reciclados.
2. Material Vegetal: podemos utilizar semillas o plántulas, algunas especies solo se pueden semillar como la zanahoria, las demás podemos elegir aunque siempre va a salir más barato el semillado, pero también requiere sobretodo al principio de más cuidados y de condiciones especiales de temperatura y humedad.
3. Diseño: si utilizamos un cajón o una maceta grande y vamos a mezclar distintas hortalizas es fundamental tener en cuenta el espacio que va a necesitar cada una y si se llevan bien unas plantas con otr

4. Ubicación: Una vez elegido el recipiente y las especies que vamos a poner tendremos que tener en cuenta donde vamos a colocar nuestro huerto, para ello tendremos en cuenta los siguientes puntos:as, porque sino lo que nos puede pasar es que no se dejen espacio unas con otras y tengamos plantas débiles que no nos den la cosecha que esperamos.

– Si no podemos cultivar en el exterior y solo lo podemos hacer dentro de casa debemos saber que solo podremos cultivar especies que no necesiten ser polinizadas, es decir especies de las que se aprovechen las hojas o las raíces como por ejemplo: zanahorias, lechugas, acelgas, ajos, perejil, albahaca, rábanos…… así que el tomate, berenjena, calabacín, pimientos… que son hortalizas de fruto las tendremos que seguir comprando en los supermercados.Si por el contrario tenemos la suerte de tener un balcón o una ventana donde poner nuestro huerto, podremos cultivar cualquier hortaliza.
– Debemos tener en cuenta la iluminación y temperatura, tanto dentro de casa como fuera la temperatura y la iluminación varia de un punto a otro, por lo general la cocina suele ser un sitio soleado y  fresco donde se puedan dar buenas condiciones para algunas hortalizas como la lechuga. Debemos comprobar que necesidades tienen las plantas que vamos a cultivar e intentar ubicarlas en el lugar de la casa donde se puedan dar esas condiciones.
4. Mantenimiento: Por último tendremos en cuenta las labores de mantenimiento que necesitan nuestras plantas, muchas veces confundimos esas tareas pensando que regando todos los días estamos haciendo un buen trabajo y por el contrario estamos provocando pudriciones y enfermedades a nuestras hortalizas. Para realizar correctamente las funciones de mantenimiento correctamente es necesario observar nuestro huerto todos los días y darle lo que necesita, por ejemplo: si vemos la tierra húmeda ese día no necesita riego y si vemos la tierra muy apelmazada seguramente le venga bien que removamos la tierra .

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

93 − = 84