La autoestima es la percepción que tenemos sobre nosotros mismos que se va creando a partir de nuestra experimentación con el mundo que nos rodea. Es nuestro espejo real, que nos enseña cómo somos, qué habilidades tenemos y cómo nos desarrollamos a través de nuestras experiencias y expectativas. De su grado de autoestima dependerá su desarrollo en el aprendizaje, en las buenas relaciones, en las actividades, y por qué no decirlo, en la construcción de la felicidad.

Cuando un niño adquiere una buena autoestima se siente competente, seguro, y valioso, entiende que es importante aprender y no se siente disminuido cuando necesita de ayuda. Será responsable, se comunicará con fluidez, y se relacionará con los demás de una forma adecuada

Cuando los más pequeños interaccionan con el huerto en casa, están obteniendo una percepción de sus actos y esta es positiva. El trabajo que realizan durante tanto tiempo da como resultado unos productos que puede compartir y ofrecer a la familia, esto refuerza todo el esfuerzo anterior y es alucinante ver la cara del niño cuando se cosecha y se disfruta de la comida.

Los niños necesitan de nuestro apoyo. A todos nos gusta que nos digan cosas bonitas cuando hacemos algo bien y a los niños también, por eso es importante hacerlo a menudo. Para ello os dejamos unas frases sencillas que podéis utilizar:

Muy bien. Yo sé que lo harás.

No dudo de tu buena intención.

Sé que lo has hecho sin querer. 

Estoy muy orgulloso de ti.

Sabes que te quiero mucho.

Yo sé que eres bueno.

Te felicito por lo que has hecho.

Qué sorpresa más buena me has dado.

Así me gusta, lo has hecho muy bien.

Creo lo que me dices, sé que lo harás.

Puedes llegar a donde tú quieras.

Seguro que las próximas notas son mejores.

Por último solo os recomendamos ver este vídeo que ilustra lo que pretendemos difundir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 3 =